Regimiento de Infantería 1 "Patricios"

El Regimiento de Patricios fue creado como cuerpo miliciano el 15 de septiembre de 1806 en Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, con motivo de las Invasiones Inglesas, por acción del virrey Santiago de Liniers y Bremond. Allí nació la "Legión de Patricios Voluntarios Urbanos de Buenos Aires”.

Fue el teniente coronel Cornelio Saavedra el primer jefe del Regimiento, el cuerpo más grande reclutado para la Defensa de Buenos Aires y, como a los otros cuerpos urbanos formados, se le concedió el privilegio de elegir a sus propios oficiales. La primera elección se efectuó en el Consulado de Buenos Aires, y el 8 de octubre de 1806 se expidió el despacho. Como jefe del Cuerpo o Legión y comandante del 1° Batallón fue electo el teniente coronel Saavedra. Esteban Romero fue electo comandante del Segundo Batallón y José Domingo Urien del Tercer Batallón. Manuel Belgrano fue electo sargento mayor (luego reemplazado por Juan José Viamonte) y entre otros oficiales se hallaban Feliciano Chiclana, Vicente López y Planes, Gregorio Perdriel y Eustoquio Díaz Vélez.

Cornelio Saavedra había nacido en Potosí y murió en Buenos Aires. Fue hacendado y comerciante, Presidente de la Primera Junta Patria, comandante de los Patricios. Hijo de un destacado porteño y de una mujer potosina, concurrió en Buenos Aires al Colegio de San Carlos. Luego entró al mundo de los negocios.

En 1801 fue alcalde de segundo voto del Cabildo y, en 1805, fue designado administrador del depósito de trigo. Comenzó su carrera militar cuando los británicos invadieron Buenos Aires en 1806. Organizó el cuerpo de Patricios, del que fue su primer comandante. En enero de 1807, los condujo a Montevideo para ayudar a prevenir la captura inglesa de esta ciudad, pero llegó demasiado tarde. Los dirigió en combate durante la segunda invasión inglesa en 1807 y, con éxito, defendió al virrey Santiago de Liniers contra la asonada del 1 de enero de 1809, organizada por Magín de Álzaga. Fue un líder importante durante los sucesos que llevaron a convocar el cabildo abierto del 22 de mayo de 1810.

El Cuerpo de Patricios estaba compuesto de 3 batallones, con 23 compañías de 50 hombres cada una (8 en los batallones I y III y 7 en el II), con un total de 1.356 plazas, nativos todos de la capital del virreinato.

Durante la Segunda invasión inglesa, Saavedra fue destacado a Colonia del Sacramento con un contingente de Patricios.

El 7 de junio de 1807, se produjo el combate de San Pedro en la Banda Oriental, donde las fuerzas españolas procedentes de Buenos Aires comandadas por Francisco Javier de Elío, entre ellas 3 compañías de Patricios, se dirigieron a asaltar Colonia del Sacramento pero fueron derrotadas posteriormente por el teniente coronel británico Denis Pack en el combate de San Pedro.

Todo el cuerpo tuvo su bautismo de fuego entre el 2 y el 5 de julio de 1807, ante el ataque británico a Buenos Aires.

Los cuerpos que quedaron fueron numerados, aboliéndose oficialmente el nombre Patricios, que sin embargo continuó existiendo en la práctica.

El 29 de mayo de 1810, la Primera Junta dispuso la creación, a base de los batallones de milicias existentes en Buenos Aires, de los primeros regimientos de infantería de línea. Fue allí que nació el Ejército Argentino, a partir de su embrión principal: la anterior Legión Patricia. De esta manera, el Regimiento N° 1 de Infantería de línea se formó a base del Batallón N° 1 de Patricios y el Regimiento N° 2 se formó a base del Batallón N° 2 de Patricios.

Entre las disposiciones dadas por la Junta para la organización militar debe contarse la de implementar un “Uniforme General” a toda la infantería de que disponía. El mismo que sería similar al que entonces usaban los Patricios se hizo extensivo a toda el arma. Constaba de casaca de faldones largos, con solapas, cuello alto y vueltas (puños) de paño grana, vivos blancos y botón dorado. Llevaban una flor de lis a cada lado del cuello de la casaca, que se perdió al poco tiempo. Por razones de economía, para 1811 las solapas de color grana fueron reemplazadas por otras de paño azul en invierno y brin blanco en verano, al igual que los botines, que podían ser también de lona negra para campaña. Sobre el cuerpo llevaban doble bandolera de cuero blanco, una para cartuchera y la otra para el sable corto y bayoneta.

El cubre cabezas estaba constituido por una “galera” o morrión de forma cilíndrica de cuero negro, con una chapa metálica muy simple al frente (la que variaba según la unidad), cordones y penacho de lana blanca. En algunas interpretaciones modernas se los representa además con charreteras distintivas, pero su uso no lo podemos afirmar ya que no figuran en los documentos contemporáneos.

El Regimiento Nº 1 de Infantería se vistió de 1810 a 1812 con el uniforme general, diferenciándose de los otros regimientos por el escudo distintivo llevado en el brazo izquierdo, de paño blanco orlado de laureles bordados en verde y las siglas B. A. en lana encarnada, los de la tropa, y dorados, los de oficiales. La chapa de los morriones de la tropa era ovalada y llevaba las letras B.A./B.P. –es decir “Buenos Aires/Batallón Patricios”. Posteriormente, se mandaron acuñar en Potosí (en plata y/o latón) otras chapas con leyenda de las que se conservan dos originales, una de ellas en el museo de la unidad.

Desde septiembre de 1810, fracciones de los regimientos N° 1 y N° 2 integraron la Expedición Libertadora al Paraguay y el 16 de noviembre de 1811 los regimientos 1 y 2 fueron fundidos en uno solo, pasando a ser el N° 1 de Patricios, asumiendo su jefatura el coronel Manuel Belgrano. Participaron también en las acciones de San Pedro, Cotagaita, Suipacha, Huaqui, Campichuelo, San José y Las Piedras.

A fines de 1910, el regimiento recuperó totalmente su nombre y se lo designó como escolta del Jefe del Ejército Argentino.

En 1965, por decreto del Presidente de la Nación, se le restituye el uniforme histórico luciendo desde entonces el mismo escudo rojo y dorado usado tanto por Oficiales, Suboficiales y Soldados en el brazo izquierdo orlado de palma y laurel.

Desde el 28 de junio de 1913, el Regimiento de Patricios tiene su asiento en la ciudad de Buenos Aires. ciudad que lo acunó desde aquellas jornadas de 1806 y lo proyectó a través de toda la historia patria.


Texto: Jorge González Crespo - El señor Crespo es historiador. Sus investigaciones cubren la historia fáctica argentina, la biografía y abarca también la historia militar, ya que es especialista en uniformes y militaría.

Ilustrador: Héctor Arenales Solís

Todos los derechos reservados de los autores.