13543 vistas.   13/2/2017

 Argentina y Chile celebraron los 200 años de la Batalla de Chacabuco

Los presidentes de Argentina y de Chile estuvieron presentes en el acto conmemorativo que celebra los 200 años de la heroica batalla. 

La ceremonia, encabezada por los presidentes de Chile, Michelle Bachelet, y de Argentina, Mauricio Macri, tuvo lugar al pie del monumento “A la victoria de Chacabuco”. Los funcionarios estuvieron acompañados por importantes autoridades nacionales de ambos países; por parte de nuestra Nación, se encontraban presentes el ministro de Defensa, Julio César Martínez; el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general “VGM” Bari del Valle Sosa; y el jefe del Ejército Argentino, teniente general Diego Luis Suñer, entre otros.

Dieron marco a la celebración las banderas históricas de los regimientos de Infantería Mecanizado 7 y 8 y de Infantería de Montaña 11; del Destacamento de Infantería de Montaña 22; el Escuadrón Chacabuco del Regimiento de Granaderos a Caballo; la banda militar del Regimiento de Infantería de Montaña 11; y dos banderas de la guardia de honor del monumento. Además, formaron los expedicionarios de las columnas de Los Patos Sur y Uspallata, junto a una imagen de la Virgen del Carmen, patrona del Ejército de los Andes.

Para comenzar, los presidentes recorrieron el mirador interpretativo de la batalla de Chacabuco: un proyecto que explica, a través de sub-estaciones, el desarrollo de la Batalla centrándose en cada momento trascendente, desde la llegada de las tropas hasta el final de la contienda. Allí, el alcalde de la comuna La Colina, Mario Olavarría Rodríguez, les dio la bienvenida a los jefes de Estado. Luego, los presidentes dejaron inaugurado el espacio histórico con un corte de cinta.

Una vez en el palco, el Destacamento de presentación, integrado por la fuerza binacional argentina-chilena, al mando del coronel Humberto Julio Schweitzar, rindió honores de reglamento a la presidente de Chile. Seguidamente, se entonaron los himnos nacionales de Chile y Argentina.

Tras haber finalizado la campaña de recreación del Cruce de los Andes, los jefes de las columnas de los pasos “Los Patos Sur” y “Uspallata”, de Chile y de Argentina, se presentaron ante sus presidentes, informando que la travesía terminó sin novedad. Inmediatamente, los mandatarios colocaron ofrendas florales en nombre de sus países ante los pies del monumento. Después, el presidente de la Conferencia Episcopal y obispo castrense de Chile, monseñor Santiago Silva, realizó una invocación espiritual en nombre de los caídos en la batalla de Chacabuco.

Asimismo, cuatro clarines de las bandas militares de los regimientos de Infantería Nº1 y de Artillería Nº 1, de Chile, y de la fanfarria del Regimiento de Granaderos a Caballo, de Argentina, lanzaron al viento sus notas musicales interpretando el toque conocido como el “Llamado de dispersos”, que sonaba los campos de batalla cuando finalizaban las contiendas. Acto seguido, se ejecutaron veintiuna salvas de honor.

A continuación, el jefe del Ejército de Chile, general Humberto Oviedo Arriagada, entregó un recordatorio a los presidentes de ambos países, quienes luego firmaron la “Declaración de Chacabuco” y pronunciaron sus discursos. La jefa de Estado de Chile expresó: “Chile y Argentina, como hermanos, hemos iniciado una agenda de colaboración con una perspectiva de desarrollo compartido. Hoy defendemos los mismos valores de aquellos héroes: fraternidad, libertad y justicia.”

El presidente Macri, por su parte, destacó: “El Ejército de los Andes se dispuso enfrentar esta hazaña, y lo hizo. La memoria del general San Martín y O’Higgins es tan importante para nuestros países. Es por eso que mejoramos las oportunidades de progreso para todos los que habitan nuestros países: integración física, intercambio cultural y militar”.

El emotivo acto finalizó con una foto institucional al pie del gran monumento para coronar los 200 años de una batalla decisiva para la libertad de Chile, y el cierre de la campaña que revivió la mayor epopeya militar en suelo americano.

Un poco de historia sobre la batalla de Chacabuco

Las fuerzas principales que integraban el Ejército de los Andes cruzaron la cordillera divididas en dos columnas; la más importante, por el “Paso de Los Patos”, a órdenes del brigadier general Estanislao Soler. Por el mismo camino marcharon el general San Martín y el brigadier O’Higgins. La columna menor lo hizo por el “Paso de Uspallata”, a órdenes del general Juan Gregorio de Las Heras.

Ambas columnas debían apoyarse mutuamente y reunirse en el valle del río Aconcagua, en la zona entre San Felipe y Santa Rosa de los Andes; la intención de San Martín era avanzar hacia la cuesta de Chacabuco. Reunida la masa de los efectivos, San Martín estimó la imposibilidad realista de oponérsele con fuerzas suficientes, aunque tenía la certeza que habría cierta resistencia en el área de la cuesta de Chacabuco, dada su importancia estratégica.

Marco del Pont dispuso la rápida reunión en las cercanías de Santiago de los efectivos de Rancagua, Curicó y Talca. El 10 de febrero, nombró al brigadier Rafael Maroto comandante de las tropas y le mandó marchar al lugar alcanzado por San Martín. El jefe español llegó a la hacienda de Chacabuco en la tarde del 11, con algo más de 2.000 hombres. Se adelantó a reconocer la cuesta, decidiendo ocuparla en la mañana siguiente. Calculó a los efectivos de San Martín en unos 800 hombres y esperó el ataque dentro de las siguientes 48 horas, lo cual le daría tiempo para la llegada de los refuerzos solicitados. Al retirarse hacia la hacienda, en la noche del día 11, dejó en la cuesta una fracción de seguridad a órdenes del capitán Mijares.

San Martín apreció acertadamente que el enemigo se defendería en la cuesta de las alturas de Chacabuco, pero ignoraba que, según el plan de Maroto, ello se haría efectivo a partir del día 12. El 11 de febrero, había comprobado avanzadas enemigas entre la Quebrada de los Morteros y la Loma de los Bochinches, creyendo que se trataba de una parte del grueso realista. Como la posición era fácil de atacar por sus flancos, resolvió adelantar su ejército esa noche hasta Manantiales, para asaltarla al amanecer del 12 de febrero. Para ello, formó dos divisiones: la primera, a órdenes de Soler, debía atacar por el oeste; la segunda, al mando de O’Higgins, realizaría la misma operación por el lado este. El total de estas tropas alcanzaba a unos 3.500 hombres.

Con las primeras luces, se atacó a los efectivos de Mijares, los que se replegaron rápidamente hacia la masa del Ejército Real, siendo sorprendidos mientras avanzaban a la altura del cerro del Chingue. Soler había alcanzado, a la una y media del mediodía, la pendiente occidental del cerro del Chingue sin que sus defensores lo supiesen, pues trataban de contener nuevamente a O’Higgins. El ataque del batallón Nº 1 que marchaba a la cabeza resultó una verdadera sorpresa para los realistas. La caída del morro el Chingue significaría el derrumbe de toda resistencia, por lo que trataron de retenerlo tenazmente, mas no pudieron evitar la derrota. Cuando San Martín llegó al campo de la lucha vio decidida la batalla: tomó la bandera de los Andes de manos de su portaestandarte y se colocó a la cabeza de los granaderos, lanzándose a la carga contra un ala de la posición.

Luego de más persecuciones y refuerzos por parte de los realistas, los realistas se hallaban imposibilitados de proseguir la marcha hacia el norte debido al cansancio de las tropas. Sus pérdidas ascendieron a 500 muertos, 600 prisioneros, dos piezas de artillería, un parque completo y tres banderas. A los patriotas, este triunfo les significó 12 muertos y 120 heridos. San Martín resumió de esta forma la victoria obtenida: “En 24 días hemos hecho la campaña, pasamos las cordilleras más elevadas del globo, concluimos con los tiranos y dimos la libertad a Chile.”

 

  NOTICIAS RELACIONADAS

11/02/2017

Encuentro entre las columnas de Los Patos y Uspallata, en Curimón


Frente a la iglesia de San Francisco de Asís del convento de Curimón, se encontraron las columnas binacionales de Los Patos y Uspallata. En ese mismo lugar, San Martín se reunió con los jefes del Ejército de los Andes, antes de la victoria en Chacabuco. Leer >>

10/02/2017

Columna Los Patos Sur: Acto en San Felipe de Aconcagua


En la plaza de armas de San Felipe, la comunidad brindó un cálido recibimiento a los expedicionarios argentinos y chilenos, luego del cual se realizó un acto en conmemoración de los mártires del ejército patriota. Leer >>

09/02/2017

La campaña conmemorativa del Cruce saldó la deuda con Cariño Botado


La Columna de Uspallata pasó por la localidad chilena de Cariño Botado, de la comuna de San Esteban, en donde fueron agasajados por los pobladores, saldando un pendiente de 200 años. Leer >>

08/02/2017

Operación Aconcagua: visita del comandante


En el marco de las actividades en conmemoración por los 200 años del Cruce de los Andes, los integrantes de la Compañía de Cazadores de Montaña 8 recibieron la visita del comandante de la VIIIva Brigada de Montaña mientras se encuentran aclimatándose para hacer cumbre en el Aconcagua. Leer >>

07/02/2017

La columna de Los Patos atraviesa territorio chileno


Los integrantes del Destacamento de Infantería de Montaña 22, de San Juan, y los del Destacamento Reforzado de Montaña N°3 Yungay,del Ejército de Chile, comenzaron el recorrido por el país hermano con el objetivo de llegar a Chacabuco. Leer >>





Sitio Oficial del Ejército Argentino - Desarrollado por el Departamento Comunicación Institucional - Secretaría General del Ejército Azopardo 250 - Teléfono 011-4346-6100 int 1116 / 1117
Contacto Mail: webmaster@ejercito.mil.ar - Todos los derechos reservados 2015